Ginecología adolescencia

Ginecología adolescencia

Entre los 11 y los 15 años, llega la primera menstruación. Y son muchas las madres y los padres que se preguntan cuándo deben llevar a su hija a la primera visita con el ginecólogo/a. Lo óptimo es iniciar las revisiones ginecológicas a partir de los 14 años, antes de que tu hija inicie relaciones sexuales. 

Es normal que sienta vergüenza al hablar de ciertas cuestiones relacionadas con el despertar sexual, pero intenta hablar con ella y darle confianza. Es recomendable también que un/una profesional la escuche y responda a todas sus dudas con naturalidad. Es importante hacerles entender que la maduración biológica no va unida a la maduración para tener relacione sexuales. En cualquier caso, es necesario informarles de los medios de los que se disponen para evitar infecciones de transmisión sexual y embarazos. 

Se recomienda también la vacunación contra el virus el VPH (papiloma humano) que se encuentra en el calendario vacunal. Se realizará a tu hija una ecografía pélvica y una analítica para valorar un 

En caso de sangrados muy abundantes (más de 8 compresas al día y más de 7 días de regla), de que sus ciclos sean muy cortos (menos de 24-25 días) y/o de que sus reglas sean muy dolorosas también es importante acudir al ginecólogo/a.

Regla o menstruación

Entre 1 y 3 años después de que comiencen con el aumento mamario suele llegar la primera regla. 

Al principio lo más normal es que se presente en forma de un flujo marrón que irá cambiando con el tiempo. Durante los dos primeros años es muy frecuente que los periodos sean irregulares. No pasa nada. En cuanto el cuerpo vaya madurando la regla se hará regular.

Con la llegada de la menstruación es aconsejable acudir al médico para que le dé a tu hija consejos y le indique qué hacer esos días. Además, le hará preguntas sobre la duración y regularidad de su ciclo para descartar cualquier posible anomalía.

Hay que estar alerta y acudir al médico también si:

      • Las reglas son muy abundantes. La Asociación Española de Pediatría recomienda como medida a tener en cuenta el manchado de más de ocho comprensas al día durante un periodo comprendido entre siete y diez días.
      • Si son muy dolorosas
      • Si hay sangrado o manchado entre reglas
      • Si a los 16 años todavía no le ha bajado

La niña debe sentirse cómoda y segura. En este sentido, no hay ningún inconveniente con el uso de tampones en la adolescencia. Solamente hay que explicarle bien cómo debe ponérselos y hay que tener en cuenta que es importante cambiarlos frecuentemente o cada 3 horas para evitar infecciones.

La higiene es importante siempre, pero durante los días de la regla más si cabe. Así que, destierra la idea de que cuando tienes la regla no te puedes bañar. No solamente puedes, sino que debes lavarte bien todos los días. 

Ovario poliquístico

El síndrome del ovario poliquístico (SOP) ocurre cuando los ovarios producen más hormonas masculinas de lo normal. Una situación que conlleva la formación de cavidades llenas de líquido en los ovarios (quistes). 

Los síntomas de este síndrome pueden ser:

  • Reglas irregulares
  • Infertilidad
  • Dolor pélvico, en la parte baja del abdomen
  • Hirsutismo: aumento del crecimiento del vello en la cara, el pecho, el abdomen o los muslos 
  • Aumento de peso
  • Acné 
  • Crecimiento de zonas de piel gruesa de color marrón

Ante cualquiera de estos síntomas es importante acudir al médico ya que el SOP puede provocar patologías más graves como diabetes, hipertensión o patología cardiaca. 

No hay tratamiento específico para este síndrome. La única manera de controlarlo es comiendo sano y haciendo deporte. Las pastillas anticonceptivas pueden ayudar a regular la menstruación, pero no hacen que el problema desaparezca y cuando quieran ser mamás, se encontrarán con la misma situación. En la actualidad existen complementos alimenticios que llevan Mio-inositol, D-chiro-inositol, Ácido fólico y Manganeso y que regulan de forma natural el ciclo ovárico. Consulta con tu ginecólogo/a.

Anticoncepción

Con la adolescencia llegan muchas veces las primeras relaciones sexuales. Es importante que hables con tu hija sobre este tema con naturalidad y confianza y sobretodo, explicándole el peligro de embarazo que conllevan más allá de su preparación y maduración emocional y psicológica para mantenerlas de una forma saludable y rica. 

En este momento es aconsejable acudir a la consulta de un/una ginecólogo/a que le aconseje cual es el mejor método anticonceptivo:

      • Preservativo masculino
      • Anillo vaginal
      • Implantes anticonceptivos
      • DIU
      • Parche anticonceptivo
      • Píldora anticonceptiva

ETS

Aparte de un embarazo no deseado, las relaciones sexuales sin precaución pueden conllevar el contagio de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). La causa de estas enfermedades son bacterias, parásitos y virus que se transmiten de una persona a otra por la sangre, el semen o los fluidos vaginales u otros fluidos corporales. Las más comunes son: 

      • Chlamydia
      • Herpes genital
      • Gonorrea
      • VIH/SIDA
      • Virus del Papiloma Humano
      • Sífilis
      • Vaginosis bacteriana
      • Tricomoniasis
      • Hepatitis viral

Las ETS afectan tanto a hombres como a mujeres. Sin embargo, los problemas de salud que conllevan son por lo general más graves en las mujeres.

Las provocadas por bacterias se pueden curar con antibióticos. Sin embargo, las provocadas por un virus, como el SIDA, no tienen cura, solamente tratamientos que palian sus efectos.

El uso correcto de preservativos masculinos de látex reduce considerablemente el riesgo de contagio, aunque no lo garantiza al 100%.

Patología vulvar

El síntoma más frecuente en la patología de la vulva es el picor y/o escozor. Las causas más habituales son de origen infeccioso: hongos (cándida albicans.) bacterias (Gadnerella, corinebacterium, Streptococo B, etc), virus (herpes) o protozoos (tricomona) y parásitos (oxiuros…).

También puede deberse a procesos dermatológicos como dermatitis de contacto, liquen escleroso, psoriasis, etc.

Ante la aparición de estos síntomas consulta con el ginecólogo/a o acude a  urgencias.

Vacunación Virus Papiloma Humano (HPV)

El virus del Papiloma Humano es una de las Enfermedades de Transmisión Sexual más frecuentes. La vacuna protege contra ciertos tipos de HPV que pueden provocar cáncer de cuello uterino, vaginal o vulvar en las niñas y verrugas genitales y cáncer anal tanto en niñas como en niños. Entre los 9 y los 14 años la vacuna consta de 2 inyecciones. A partir de los 14, de tres.

Lo más recomendable es que las niñas y también los niños, ya que si ellos se vacunan protegerán a las niñas al disminuir s transmisión, se vacunen entre los 11 y los 12 años antes de convertirse en personas sexualmente activas.

La vacuna del HPV está dentro del calendario vacunal entre los 13 y 15 años. Para ponérsela a tu hija acude al centro de salud, o pregunta al pediatra o ginecólogo/a. En la Salud disponemos de un centro de vacunación 

Está indicado ponerla por debajo de los 27 años. Por encima de esta edad, se recomienda la vacunación solamente si existen factores de riesgo (promiscuidad sexual, infección por VPH o haber tenido con anterioridad el virus)

Back to top