Neurología

Profesionales de la especialidad

Neurología infantil

Neurología

La neurología es la especialidad médica que trata los trastornos del sistema nervioso y del músculo.

Algunos de los exámenes complementarios que utilizamos en esta especialidad son el electroencefalograma (EEG), estudios neurofisiológicos como el electromiograma (EMG), estudio de la conducción nerviosa, tomografía computada (TC) o escáner craneal y la resonancia magnética del cerebro o de la médula espinal.

Patologías

Cefaleas o dolor de cabeza y migrañas

La mayoría de la población ha tenido en algún momento de su vida algún tipo de dolor de cabeza

  • La cefalea es el motivo de consulta más frecuente en neurología. Es un síntoma muy común en la población general. 

La consulta suele ser necesaria cuando la frecuencia del dolor de cabeza es elevada, por ejemplo, más de una vez a la semana, cuando el dolor es intenso o discapacitante o cuando aparece de forma súbita o hay un cambio en las características de su cefalea habitual.

La cefalea de tensión es el tipo más frecuente de la cefalea, pero no suele requerir de consulta especializada a no ser que se haga frecuente en forma de cefalea de tensión crónica.

  • La migraña es la segunda causa más frecuente de visitas a la y suele requerir más frecuencia por su mayor intensidad y alteración de las actividades de la vida diaria.
  • Otras cefaleas son las llamadas trigéminoautonómicas, entre las que destaca la cefalea en racimos que se manifiesta con un dolor muy severo unilateral con signos característicos asociados.

La cefalea de inicio súbito suele requerir atención de Urgencias y posteriormente consulta en Neurología.

 

¿QUÉ OFRECEMOS SI SUFRES CEFALEA?

 

  • Diagnóstico del tipo o tipos de cefalea que presentas
  • Valoración clínica que permite valorar la necesidad o no  de realizar otras exploraciones de neuroimagen (TAC, Resonancia Magnética) o analíticas para diagnosticar la causa del dolor de cabeza 
  • Tratamiento farmacológico personalizado
    1. Agudo para manejar las crisis y eliminar el dolor
    2. Preventivo para evitar la recurrencia de las crisis en los casos que sea necesario
  • Consejos de régimen de vida adaptados a cada paciente para reducir la frecuencia del dolor
  • Administración de toxina botulínica en los casos en que está indicada  (fundamentalmente en la migraña crónica)
  • Infiltraciones de nervios pericraneales para tratamiento de algunos tipos de cefalea
  • Administración de anticuerpos monoclonales para las migrañas refractarias al tratamiento convencional
  • Ingreso hospitalario para control con tratamiento parenteral de las cefaleas refractarias
  • Utilización de técnicas de neuromodulación en los casos en que están indicadas

Enfermedad cerebrovascular. Ictus.

Los ictus se dividen básicamente en isquémicos y hemorrágicos. 

Los ictus isquémicos conocidos también como infarto cerebral o trombosis son debidos a una oclusión de un vaso cerebral. 

Los hemorrágicos pueden ocurrir por la ruptura de un pequeño vaso cerebral a causa , normalmente de la Hipertensión arterial, o por la rotura de un aneurisma cerebral.

La atención de los ictus suele ser intrahospitalaria. Tras la hospitalización se requiere de un seguimiento en rehabilitación y en consultas de Neurología para conocer a fondo sus causas y controlar mejor los factores de riesgo cardiovascular.

Los episodios transitorios, llamados AIT (accidentes isquémicos transitorios) pueden ser valorados en consultas de Neurología donde se solicitarán las pruebas necesarias para averiguar la causa más probable del ictus e iniciar el tratamiento preventivo más adecuado.

 

SÍNTOMAS DE UN ICTUS

Los síntomas que deben hacer sospechar un ictus son:

  • la aparición brusca de pérdida de fuerza en un lado del cuerpo 
  • dificultad para el habla 
  • pérdida de sensibilidad
  • pérdida de visión.

Además, un dolor de cabeza muy intenso de forma espontánea o tras la realización de un esfuerzo nos obliga a descartar una hemorragia subaracnoidea.

 

¿QUÉ OFRECEMOS AL PACIENTE CON ICTUS?

  • Diagnóstico del tipo Ictus que presenta
  • Valoración clínica que permite establecer la necesidad o no  de realizar otras exploraciones de neuroimagen (TAC, Resonancia Magnética, ECODoppler, ECOcardio) o analíticas para diagnosticar la causa del ictus
  • Tratamiento farmacológico

Agudo: fibrinolisis, control adecuado de HTA, etc

Preventivo: antigregación o anticoagulación

  • Consejos de régimen de vida para controlar los factores de riesgo vascular
  • Realización de doppler transcraneal cuando sea necesario

Enfermedad de Alzheimer y otras demencias

Una de las valoraciones más frecuentes en la consulta de neurología es la valoración de pérdida de memoria. En la mayoría de los casos los problemas son debidos a déficit de atención o concentración. En la consulta de neurología se valora la posibilidad de que los síntomas sean debidos al inicio de una enfermedad neurodegenerativa.

La demencia se define como una pérdida progresiva de funciones cognitivas como la memoria, lenguaje, orientación, capacidades visuespaciales, funciones ejecutivas o trastorno conductual que interfiere de forma significativa en las actividades de la vida diaria.

  • La enfermedad de alzheimer es la demencia más frecuente con diferencia. Supone un 70% aproximadamente de todos los casos de demencia. El síntoma más frecuente de inicio es la pérdida de memoria a la que se añade desorientación, dificultad para comprender conceptos o palabras o dificultad para llevar a cabo actos complejos.
  • La demencia vascular y la demencia mixta. La vascular asociada a una enfermedad cerebrovascular es la segunda más frecuente. En este caso el deterioro suele ser más escalonado, con empeoramientos más brusco, seguido de estabilizaciones e incluso mejoría parcial. Suele haber antecedentes de episodios cerebrovasculares y factores de riesgo vascular y normalmente presenta signos focales neurológicos (debilidad, alteración sensitiva o del lenguaje) y dificultad en la deambulación.
  • La demencia con cuerpos de Lewy. Es la tercera demencia más frecuente. En ella se asocian síntomas de demencia junto con síntomas de parkinsonismo (rigidez, lentitud en los movimientos, trastorno de la marcha), junto con alucinaciones visuales e intensas fluctuaciones de los síntomas descritos.

 

¿QUÉ OFRECEMOS AL PACIENTE CON DEMENCIA?

 

  • Diagnóstico del tipo deterioro cognitivo o demencia que presenta
  • Valoración clínica que permite establecer la necesidad o no  de realizar otras exploraciones de neuroimagen (TAC, Resonancia Magnética) o analíticas para diagnosticar la causa de la demencias. En casos seleccionados estudio de medicina nuclear o punción lumbar para estudio de líquido cefalorraquídeo.
  • Valoración neuropsicológica
  • Tratamiento farmacológico
  • Consejos de estilo de vida para mejorar la capacidad cognitiva

Enfermedad de Parkinson y otros Trastornos del Movimiento

La enfermedad de Parkinson es un proceso neurodegenerativo en el que de forma progresiva van deteriorándose un grupo de neuronas que fundamentalmente se encuentran en la sustancia negra y provocan un déficit dopaminérgico.

Los síntomas fundamentales son:

  • temblor en manos que aparece en reposos y suele afectar una mano solo o ambas pero con más intensidad una de ellas
  • rigidez también asimétrica
  • lentitud en los movimientos 
  • dificultad para la deambulación con tendencia a arrastrar los pies
  • pasos cortos
  • disminución de braceo
  • tendencia a la flexión de tronco y en ocasiones aceleración de la marcha con dificultad para detenerse. 
  • Estos trastornos suelen ocasionar caídas frecuentes.

Otros trastornos del movimiento son los llamados parkinsonismos plus, en los que los pacientes presentan síntomas parkinsonianos, similares a los descritos en la enfermedad de Parkinson, a los que se asocian otros síntomas como ataxia, trastornos vegetativos, trastornos del sueño, trastornos cognitivos y de la conducta.

El temblor más frecuente es el temblor fisiológico exagerado y el temblor esencial. Es un temblor que aparece en determinadas posturas, habitualmente bilateral, aunque puede ser asimétrico, de predominio en manos. Puede aparecer también en la cabeza. Suele aumentar con la ansiedad. El temblor esencial suele ser hereditario y suele aumentar de intensidad con la edad.

La corea es un movimiento involuntario hipercinético que puede aparecer en extremidades superiores, inferiores, cabeza y tronco, es irregular y rápido. La más conocida es la corea de Huntington que es una enfermedad hereditaria de forma autosómica dominante que además de la corea presenta deterioro cognitivo y trastorno de conducta.

En cualquier tipo de trastorno del movimiento es importante revisar los medicamentos porque una causa frecuente de todos los tipos de trastornos del movimiento es de origen farmacológico.

 

¿QUÉ OFRECEMOS AL PACIENTE CON TRASTORNOS DE MOVIMIENTO?

 

  • Diagnóstico del tipo de parkinsonismo o hipercinesia que presente
  •  Valoración clínica que permite establecer la necesidad o no  de realizar otras exploraciones de neuroimagen (TAC, Resonancia Magnética, SPECT cerebral) 
  • Valoración neurológica
  • Tratamiento farmacológico sintomático
  • Valoración de necesidad de terapias avanzadas:

Apomorfina

Duodopa

Neurom

Esclerosis múltiple y otras enfermedades desmielinizantes

Es una enfermedad desmielinizante de origen autoinmune que se presenta en forma de brotes en los que el paciente presenta un síntoma focal neurológico. Los más fercuentes son: 

  • pérdida de visión en un ojo
  • pérdida de sensibilidad en un hemicuerpo
  • pérdida de fuerza
  • dificultad para la deambulación 
  • trastorno del control de esfínteres.

Los episodios suelen repetirse en el tiempo, provocando con los años una discapacidad progresiva.

El neurólogo realiza el diagnóstico en función de los síntomas, evolución clínica y resultado de pruebas complementarias, descartando otros procesos que puedan dar sintomatología similar y diagnosticando el tipo de esclerosis múltiple o sus variantes, como esclerosis múltiple remitiente-recuerrente, primariamente progresiva, secundariamente progresiva, neuromielitis óptica, síndrome anti-MOG. Es importante esta clasificación porque cada uno de ellos requiere un tratamiento diferente y presenta también un pronóstico diferente

 

¿QUÉ OFRECEMOS AL PACIENTE CON ENFERMEDADES DESMIELINIZANTES?

 

  • Diagnóstico del tipo de enfermedad desmielinizante
  • Valoración clínica que permite establecer la necesidad o no  de realizar otras exploraciones complementarias (TAC, Resonancia Magnética, Potenciales evocados) 
  • Exploración neurológica
  • Punción lumbar para estudio de Líquido cefalorraquídeo
  • Tratamiento farmacológico

Agudo: Corticoides, Inmunoglobulinas, recambio plasmático

Preventivo: Diferentes terapias inmunomoduladoras en función del tipo de enfermedad y el grado de afectación

  • Control periódico clínico y con pruebas de laboratorio y neuroimagen para valorar eficacia y posibles efectos secundarios de terapias inmunomoduladoras

Miastenia gravis y otras enfermedades del sistema nervioso periférico

La miastenia gravis es una enfermedad autoinmune que se dirige contra los receptores que se encuentran en la placa neuromuscular donde actúa la acetilcolina liberada por el nervio y es la encargada de transmitir el impulso del nervio al músculo.

Al bloquearse estos receptores los síntomas fundamentalmente son de fatiga muscular de forma generalizada, siendo especialmente afectados los músculos encargados del movimiento de los ojos y de los párpados.

El neurólogo realiza el diagnóstico con una adecuada anamnesis que confirme el empeoramiento de los síntomas a lo largo del día o después de realizar esfuerzos, la exploración que confirma la mayor debilidad muscular tras realizar movimientos repetitivos y la confirmación analítica con la presencia de anticuerpos en la analítica o los hallazgos característicos en el electromigrama, así como la respuesta al tratamiento.

Otras enfermedades del sistema nervioso son las polineuropatías que son enfermedades que producen debilidad uy alteración de la sensibilidad de predominio en manos y pies habitualmente de forma subaguda y crónica y normalmente son debidas a enfermedades sistémicas como la diabetes, pero en ocasiones son de inicio más agudo y de origen autoinmune y requieren de un diagnóstico rápido y un tratamiento precoz porque pueden producir una debilidad intensa y generalizada que puede revertir con el tratamiento como en el caso del síndrome de Guillain-Barré

 

¿QUÉ OFRECEMOS AL PACIENTE CON ENFERMEDADES DEL SISTEMA NERVIOSO PERIFÉRICO?

 

  • Diagnóstico del tipo de enfermedad 
  • Valoración clínica que permite establecer la necesidad o no  de realizar otras exploraciones complementarias (EMG, estimulación repetitiva, jitter,) 
  • Exploración neurológica
  • Punción lumbar para estudio de Líquido cefalorraquídeo
  • Test de cloruro de edrofonio para diagnóstico de miastenia gravis
  • Tratamiento farmacológico

Agudo: Corticoides, Inmunoglobulinas, recambio plasmático

Preventivo: Diferentes terapias inmunomoduladoras en función del tipo de enfermedad y el grado de afectación

  • Control periódico clínico y con pruebas de laboratorio y neuroimagen para valorar eficacia y posibles efectos secundarios de terapias inmunomoduladoras
Back to top