Unidad de suelo pélvico

Profesionales de la Unidad

La Unidad

El conjunto de músculos que forman el suelo pélvico tienen un rol fundamental en la vida de la mujer. Son un actor principal en la estática pélvica, en la continencia y en la sexualidad y su buen funcionamiento conlleva un aumento de su autoestima. 

A lo largo de la vida el suelo pélvico puede ser maltratado por una mala gestión de las presiones, durante las actividades físicas y deportivas, pero también pueden sufrir agresiones ginecológicas y obstétricas. Asumir como consecuencia lógica del embarazo y parto la incontinencia o coito doloroso es demasiado simple, debemos trabajar para minimizar el efecto negativo que estas situaciones puedan producir.

La patología del suelo pélvico puede deberse también a una predisposición genética (como por ejemplo las enfermedades que afectan al colágeno), la obesidad, a lo que se añade el envejecimiento de los tejidos, la menopausia y la bajada de estrógenos. En general el mal funcionamiento del suelo pélvico va a ser consecuencia de varios factores que debemos identificar y tratar. 

Debemos volver nuestros ojos y nuestro interés hacia esta zona y sobre todo no renunciar a conseguir un buen estado de la misma. Dentro de la patología que podemos encontrar y que podemos tratar está la incontinencia urinaria, incontinencia fecal, prolapsos, cisto y rectoceles, y el dolor donde podemos encontrar patología como vulvodinia y neuropatía del pudendo como más importantes.  

Las consultas por dolor pélvico suponen un porcentaje muy importante dentro del total de pacientes que acuden con patología de suelo pélvico, el dolor resulta altamente invalidante y asocia mucha ansiedad ya que la mayoría de pacientes llevan ya cuando acuden a la consulta un peregrinaje de años por diferentes especialistas.  

Generalmente es multifactorial con origen difícil de determinar, podemos encontrar dolor de origen urológico (vejiga dolorosa),  ginecológico-sexual ( atrofia vaginal, vulvodinia, dispareunia, síndrome premenstrual, dolor de la ovulación, dismenorrea, endometriosis, enfermedad pélvica inflamatoria entre otros), digestivocoloproctológico (alteraciones gastrointestinales, intolerancias), neurológico (patología del nervio pudendo) o trastorno músculo-esquelético y como hemos dicho  la mayoría de las veces mezcla de varios factores. Se suelen asociar a sangrados menstruales abundantes, ausencia de menstruación, dolor persistente en abdomen bajo. 

Aunque el tratamiento suele ser multidisciplinar, la rehabilitación es una herramienta básica para tratar esta patología y cuanto más precoz se realice mejor.  

Al apoyo farmacológico, asociamos la realización de un tratamiento manual de la zona pélvica reequilibrando alteraciones estructurales de base y relajando toda la musculatura del suelo pélvico con diferentes técnicas manuales que mejoran tanto el dolor miofascial como el neuropático, también podemos aplicar corrientes analgésicas, punción seca, infiltración de punto gatillo y aplicamos Tecarterapia con efecto antiinflamatorio y regenerador.  

La tecarterapia es una técnica manual y/o automática, que se aprovecha de los beneficios del efecto de hipertermia en el organismo (calentar tejidos localizados del cuerpo a través de un campo electro-magnético), aplicando la radiofrecuencia en contacto con la piel de manera localizada. De la misma forma que la electroestimulación muscular, la tecarterapia usa corrientes eléctricas con fines preventivos o curativos elevando la temperatura en partes específicas del cuerpo y produce un efecto de regeneración celular que consigue reactivar el metabolismo favoreciendo y acelerando la recuperación natural del organismo.

Herramientas con las que contamos para tratamiento de la Incontinencia Urinaria

EJERCICIOS DEL SUELO PÉLVICO


Hay evidencia científica de que los ejercicios de los músculos del suelo pélvico son útiles en la rehabilitación de las pérdidas de orina y son la primera línea de tratamiento en la incontinencia urinaria de esfuerzo, urgencia y mixta. 

Necesitamos potenciar la musculatura y mejorar el tono, así como enseñar a la mujer a gestionar las presiones, facilitar la propiocepción y la realización de hipopresivos si fuera necesario.

 

BIOFEEDBACK


En la Salud usamos Biofeedback, un aparato que unido a un ordenador muestra unas curvas reflejo de la contracción del periné. De esta forma aprendes donde debes hacer la fuerza y donde no. Indicado fundamentalmente para la incontinencia urinaria pero también se utiliza en las disinergias e hipertonías.

 

ELECTROESTIMULACIÓN


Se realiza generalmente por medio de un electrodo que se introduce en la vagina para actuar en la incontinencia urinaria de esfuerzo, en la de urgencia y en el dolor perineal. 

 

ESFERAS VAGINALES Y CONOS


Hay evidencia científica de que los conos vaginales son efectivos para la rehabilitación de la incontinencia. Hay en el mercado una gran variedad de esferas vaginales que es lo que se está prescribiendo en la práctica porque tienen en su interior una pieza metálica que las hace útiles para ganar tono, para conseguir este efecto se deben utilizar en movimiento y no se deben poner si es preciso hacer mucha fuerza para mantenerlos para no fatigar los músculos. 

Si tienes dificultad para llevarlas puede ser por debilidad del suelo pélvico o por tener algún prolapso que empuja sobre la bola.  

Pero no debemos conformarnos solo con esta terapia pasiva, debemos entrenar nuestro suelo pélvico y tener un buen control de los músculos del suelo pélvico y automatizar la contracción ante el esfuerzo.

 

HIPOPRESIVOS (GIMNASIA ABDOMINAL HIPOPRESIVA)


Son ejercicios que aúnan técnicas respiratorias y de reeducación postura, se realizan en posturas específicas y no aumentan la presión abdominal (a diferencia de los abdominales clásicos). Su principal finalidad es la reeducación postural y la mejora del tono tanto de la musculatura abdominal profunda (por ello son útiles para la diástasis de los rectos del abdomen) como para el suelo pélvico y se consigue de una manera involuntaria al realizar las diferentes posturas sin contracción activa de la musculatura abdominal ni del suelo pélvico ya que el tono muscular es involuntario. 

No es una técnica fácil y es básico realizarlos de forma correcta para conseguir los objetivos que se persiguen.

 

TRATAMIENTO CONDUCTUAL


Se basa en el aprendizaje de nuevos patrones de respuesta o el restablecimiento de la conducta aprendida previamente.  

En la incontinencia de esfuerzo se te enseña a contraer el periné ante cualquier situación que produzca escapes (toser, estornudar, levantar pesos, etc.). Aunque tengas escapes te aconsejaremos que contraigas para que vayas creando el hábito. 

En la incontinencia de urgencia se te enseña a manejarte con la sensación de urgencia. Te aconsejamos que no vayas corriendo al baño y se te pide que, de forma relajada contraigas varias veces el suelo pélvico. Es importante también en la incontinencia de urgencia la contracción del suelo pélvico para ganar fuerza y para estimular los reflejos de Mahony que inhiben el detrusor.

 

ENTRENAMIENTO VESICAL


En la incontinencia de urgencia es básico realizar un calendario miccional en el que se registran la frecuencia miccional y los escapes. Reentrenamos la vejiga y ponemos un horario para ir al baño que progresivamente se va alargando. De esta forma, entrenamos a la vejiga para que demore la micción. 

 

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO


Dependerá del grado, tipo y causa de la incontinencia. En general va encaminado a la incontinencia de urgencia e intenta conseguir que la vejiga sea capaz de distenderse sin contraerse durante el llenado y tenga una buena capacidad y/o que la uretra se mantenga cerrada durante el llenado. 

Back to top