Cirugía torácica

Profesionales de la especialidad

Cirugía torácica

Nuestra misión es dar cobertura a toda la patología del tórax que pueda surgir.

Patologías

Cáncer de pulmón

Realizamos el diagnóstico y tratamiento incluyendo la cirugía tras ser valorado por un comité interdisciplinar conformado por neumólogos, oncólogos y radioterapeutas. De forma conjunta, establecemos un tratamiento y la posibilidad de tratamientos combinados. 

En la Unidad también valoramos lesiones inespecíficas del tórax que a veces se detectan en pruebas de Diagnóstico por la Imagen y que pueden acabar derivando en un cáncer. Tratadas de forma precoz, podemos conseguir la total curación.

El principal problema del cáncer de pulmón es que es un cáncer silencioso. Tarda mucho en dar síntomas y cuando se detecta es tarde.

Es conveniente realizar un screening de pacientes que por edad o por hábitos como el tabaco, puedan tener predisposición a padecer esta patología. Recomendamos en este sentido realizar una simple radiografía de tórax de forma periódica. Es una prueba sencilla sin apenas radiación y que nos permite detectar rápidamente signos que nos puedan poner sobre aviso.

Detectada de forma temprana, el índice de supervivencia se multiplica x 5 e incluso puede llegar a curarse.

Hiperhidrosis

Tratamos la hiperhidrosis, especialmente la palmar o palmo-axilar través de simpatectomía torácica. Es un tratamiento cuyos resultados son de por vida. Se realiza a través de incisiones realizadas en la axila de un centímetro y medio. Por ellas se introduce una cámara con una guía de trabajo y se busca el nervio simpático y se destruye de forma permanente

A través de la cirugía, se elimina de forma definitiva la hiperhidrosis a diferencia de los tratamientos médicos o con pomadas y bótox que precisan repetición en el tiempo y que no eliminan la patología.

Traumatismos torácicos

Realizamos la valoración, tratamiento y seguimiento de loa traumatismos torácicos. Muchas fracturas de apariencia banal o golpes que nos damos sin prestarles demasiada importancia, pueden dejar secuelas de invalidez o de dolor crónico. 

El 50% de las fracturas de tórax no se ven en una proyección de tórax normal. Hay que hacer una específica para verlas. Eso hace que el dolor se haga crónico y que el paciente no sepa a qué atribuirlo porque en su día no salió nada sospechoso en una radiografía. 

Es recomendable, si te has dado un golpe, por leve que te parezca, y el dolor no desaparece, visitar a un cirujano torácico para que realice las pruebas correspondientes y te trate de forma médica o quirúrgica en función del diagnóstico.

Es muy común y la valoración y tratamiento de estas secuelas en una fase temprana hace que pueda ser muy efectivo.

Deformidades pared torácica (pectus)

Son muy frecuentes y durante mucho tiempo han pasado desapercibidas. 

Hasta el 76% de personas que las sufren tienen una repercusión cardio-pulmonar que ignoran porque no se han realizado las pruebas pertinentes. En este sentido, por ejemplo, muchas veces los niños/as y los adolescentes refieren cansancio, palpitaciones, o cierta debilidad que no saben a qué atribuir y que son causados por una deformidad en la pared torácica.

Además, estas deformidades suponen un problema añadido porque muchas veces, si nuestros hijos/as pueden tener un fuerte complejo que derive en un perfil muy introvertido, bajo rendimiento escolar, problemas de relación con amigos/as y hermanos/as… 

Estas deformidades precisan tratamiento y, por lo general, corrección quirúrgica. Normalmente se puede hacer por vía endoscópica o por pectus para elevar el esternón. En ambas técnicas, la Unidad de Cirugía Torácica de La Salud es referente y sus profesionales cuentan con una amplia experiencia.

Back to top