Unidad de Obesidad y Cirugía bariátrica

Profesionales de la especialidad

La Unidad de Obesidad y Cirugía bariátrica

La obesidad no es lo mismo que el sobrepeso. Se considera que una persona es obesa cuando su índice de masa corporal (IMC) es superior a 30 y que tiene sobrepeso con un IMC superior a 25.
El sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de defunción humana en el mundo. Cada año fallecen por lo menos 2,8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad.

Son responsables de entre el 7 % y el 41 % de ciertos tipos de cáncer, el 23 % de los casos de cardiopatía isquémica y el 44 % de los casos de diabetes, la cual afecta a actualmente a 347 millones de personas en todo el mundo.

La obesidad forma parte del síndrome metabólico y es un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2, apnea del sueño, ictus y osteoartritis, así como para algunas formas de cáncer, padecimientos dermatológicos y gastrointestinales.

Nutrición y hábitos

Para reducir el sobrepeso y la obesidad es necesario reducir la grasa corporal. Eso significa ingerir menos calorías y hacer más ejercicio. Combinando ambas cosas lo habitual es perder aproximadamente un 8 % del total de la masa corporal.

Si a pesar de tu cambio de hábitos no consigues perder peso o necesitas perder más de lo que puedas conseguir comiendo mejor y haciendo deporte, hay otras alternativas que te pueden ayudar y que implican una cirugía bariátrica

Cirugía bariátrica

GASTRECTOMÍA VERTICAL

Llamada también manga gástrica o tubo gástrico es una intervención mínimamente invasiva que se realiza mediante laparoscopia y que está recomendada para personas con obesidad severa y mórbida, con un IMC de 35 y con comorbidades de -40.

Con esta técnica se elimina un 85% del estómago de tal manera que el estómago tiene menos capacidad ya que reducimos su tamaño y podrás comer mucho menos. El procedimiento no es reversible y con él perderás entre un 70-80% de tu exceso de peso

BYPASS GÁSTRICO

Es un procedimiento que requiere anestesia general a pesar de realizarse a través de laparoscopia. Durante la cirugía se crea un estómago más pequeño grapando la parte más alta del estómago origina y se conecta con el intestino delgado.

Al tener el estómago más pequeño, comerás menos cantidad en cada una de las 5 comidas que te recomendamos que hagas.

ENDOSLEEVE APOLLO

Es una tecnología que permite reducir el tamaño y la capacidad de tu estómago mediante laparoscopia. Es la opción quirúrgica más segura y menos invasiva porque con ella (a diferencia del Bypass o la gastrectomía) no se realiza ninguna incisión externa.

Esta técnica está recomendada para personas que tengan un IMC de 30-35 y requiere anestesia general. Puedes llegar a perder hasta un 54% de tu exceso de peso.

BALÓN INTRAGÁSTRICO

Es una técnica de reducción de estómago sin cirugía y por lo tanto, ambulatoria. 

Es adecuado para personas con un IMC de entre 28 y 40. Debe ir asociado a una reeducación alimentaria porque de lo contrario, al quitártelo tras 6-12 meses según decida tu médico, puedes sufrir un efecto rebote. Se aconseja usar esta técnica si previamente has probado con dietas sin éxito.

Para colocarte el balón es necesaria anestesia general para introducírtelo a través de un endoscopio y colocarlo en el estómago de tal manera que su capacidad queda reducida. Podrás perder entre 12 y 30 kg pero tienes que tener en cuenta que tu grado de implicación en el programa de reeducación alimentaria que deberás hacer con el nutricionista, será decisivo para el éxito a largo plazo. 

Antes de decidirte por una u otra técnica debes hablar con tu médico que te explicará las ventajas y riesgos de cada una de las intervenciones y cuál es la más adecuada para tu caso. Además, te contará las alternativas que tienes para perder peso y los nuevos procedimientos que van surgiendo y que pueden ser válidos para ti.

Back to top